Buscando financiar un proyecto

¿Cómo me puedo financiar? 3/3

En esta última entrada sobre cómo te puedes financiar nos ocuparemos de las famosas NOF o Necesidades operativas de fondos. ¿Qué son las NOF? Bueno pues sencillamente son la cantidad de dinero que necesitarás para cumplir con tus pagos hasta el momento en el que cobres.

NOF = ACTIVO CORRIENTE OPERATIVO – PASIVO CORRIENTE OPERATIVO

El Activo Corriente Operativo es el volumen total medio que necesitas/tienes de:

  • Existencias,
  • Créditos a clientes,
  • Tesorería

Para poder garantizar la actividad normal de la empresa sin tener ningún contratiempo.

El Pasivo Corriente Operativo es la financiación total media que obtienes habitualmente de:

  • Proveedores,
  • Acreedores,
  • Impuestos y Seguridad Social

Esta es la financiación espontánea, no tiene en cuenta cuando te consigues financiar con negociación (firmando ante notario).

Cálculo de la cantidad a financiar

Para calcular esta necesidad deberás calcular los saldos medios de cada una de estas partidas (existencias, créditos a clientes, proveedores, acreedores).

Saldo medio

Realmente la cantidad de tesorería necesaria la condiciona tu tipo de negocio y la forma de gestión que tienes de él, para poner una cantidad es conveniente observar las necesidades que tienes durante el año.

Entonces las Necesidades Operativas de Fondos son la suma de las Existencias Medias en Almacén, el Saldo Medio de Clientes y la Tesorería Necesaria Disponible menos el Saldo Medio de Proveedores y el Saldo Medio de Acreedores, a todas estas cantidades le debes incluir el IVA para evitar tener dificultades a la hora de pagar este impuesto.

Ten en cuenta que esta es una estimación con saldos medios. Si tu actividad tiene picos y valles de demanda y facturación deberías tenerlo en cuenta para tener bien calculada la cantidad a financiar.

La cantidad que necesitas financiar

Ahora ya sabes calcular tus NOF, ahora las tienes que financiar o como mínimo saber la cantidad que puedes necesitar y cómo te puedes financiar.

Si las Necesidades Operativas de Fondos son la suma del Fondo de Maniobra y los Recursos Negociados a Corto Plazo. NOF=FM+RNC. Supondremos que los RNC son positivos, de otra manera no necesitarás financiarlos.

¿Qué cantidad tendrás que financiar? ¿Cómo lo vas a financiar, a corto, a largo plazo o una combinación? Pues bien, la respuesta a todo esto es que depende de las necesidades puntuales de la empresa en cada momento.

Lo que sí que te podemos decir es que el Fondo de Maniobra se debe financiar con fondos propios o deuda a largo plazo. En este otro post hablamos del Fondo de Maniobra.

Fondo de Maniobra = Activo Circulante – Pasivo Circulante

Una vez tenemos claro cómo financiar esta parte fija o más estable de las NOF, vamos a ver las opciones que el mercado ofrece para financiar los Recursos Negociados a Corto Plazo. Hay alternativas para reducir el importe a financiar que es actuar sobre la financiación espontánea ya citada. Esta parte serán los picos de tesorería, la parte más inestable y difícil de controlar. Por estas características las herramientas recomendadas son el descuento de efectos, el factoring y la póliza de crédito.

Para que la entidad financiera correspondiente te conceda la financiación solicitada, como en todo, necesitará que le aportes documentación relativa a tu empresa y además que firmes el contrato correspondiente ante notario. Una vez firmado podrás utilizar la financiación solicitada.

Descuento de Efectos

El Descuento de Efectos o Descuento Comercial es la forma de financiación utilizada más habitualmente por las empresas y más fácilmente concedida por las entidades financieras.

¿Cómo funciona? Pues le presentas a la entidad el derecho de cobro que quieres ingresar esté vencido o no (pagaré, recibo, letra de cambio).

¿Qué gastos tiene? Esta es la mejor parte. Una vez has pagado por la concesión de la línea de descuento ya tienes esta línea y no hace falta que la renueves. Por contra cada vez que anticipas o descuentas un derecho de cobro pagarás la parte correspondiente a esa operación concreta. Una parte fija (comisión) por el importe y una parte variable que dependerá del importe y del tiempo que se anticipe (los intereses).

¿Sólo tiene estos gastos? Bueno no sólo, también dependiendo del tipo de documento que presentes tendrá otros gastos como el timbre, correo y si no te pagan el derecho de cobro correspondiente unos gastos de devolución.

Estos importes de gastos son muy variables dependiendo de entidades, nuestra recomendación es que tengas, si puedes, varias y que te prepares una comparativa para ver qué entidad te interesa más para cada anticipo atendiendo al importe y al tiempo que queda para su vencimiento.

Póliza de Crédito

¿Cómo funciona? Consiste en que la entidad financiera pone una cantidad limitada de dinero a tu disposición para que la puedas utilizar en lo que consideres.

¿Qué gastos tiene? Esta parte es un poco más larga de contestar. Hay intereses por la cantidad de dinero que utilizas (un tipo de interés normal de mercado similar al préstamo), intereses por la cantidad que no utilizas (tipo de interés cercano al 0,5%), intereses si te pasas de la cantidad que te habían dado (excedidos) que son los más elevados (cerca al 20%), después tendrás las comisiones: por movimientos, por excedido de apertura y de estudio.

¿Cómo me puedo financiar?

Factoring

Esta herramienta de financiación consiste en vender los derechos de cobro a otra empresa (factor) que se encarga de gestionar su cobro. En el momento de la venta tu empresa cobra dicha factura con un descuento o comisión por la gestión.

¿En qué se diferencia del descuento comercial? La principal diferencia es que en el factoring si hay un impagado se encarga de la gestión de este el factor mientras que en el descuento comercial te encargarías tú como empresa que quiere cobrar la factura. También algunas veces el factoring te abona una parte de la factura (80-90%) y el resto cuando esta sea pagada.

¿En qué se parece a la póliza de crédito? En que normalmente se renueva cada año.

¿En qué se parece a las dos, descuento comercial y póliza de crédito? La principal similitud es que se paga una parte de comisiones y otra de intereses por cada operación. 

Ojo, hay una modalidad, con recursos que significa que el factor no asume ningún riesgo de impago.

Hay que evaluar correctamente todas estas herramientas de financiación porque, dependiendo de cómo se utilicen, la gestión de tus gastos puede que te salga muy caro si consideramos el gasto real de la operación (intereses, gastos y tiempo). La mejor herramienta para minimizar estos gastos y de esta manera aumentar la rentabilidad de tu empresa es prevenir la falta de liquidez, este post habla de esto “¿Cómo prevenir la falta de liquidez?”

Compara periódicamente la cantidad pagada con un tipo de financiación y con otro. Para realizar estas comparaciones puede que tu empresa carezca del tiempo necesario y la ayuda de un especialista externo te vaya bien. Este especialista te puede diseñar una herramienta sencilla para poder comparar diferentes alternativas de financiación y puedas adaptar tu estrategia de financiación.

Si consideras que te ha sido útil este post compártelo, gracias por tu ayuda.

Si tienes cualquier duda o quieres preguntarnos algo, no dudes en escribirnos:
info@ayudaempresarios.es

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp